post del día

No basta con ser disruptivo e innovador para la transformación digital

A veces no bastan las “buenas intenciones” o estar abiertos a las ideas de la transformación digital, se requiere de mucho más para ser parte de esta era de la digitalización

Lo primero es desmitificar el hecho de que la transformación digital no se trata ni de un cambio organizacional ni adquirir ciertas plataformas tecnológicas. Esta tendencia que llegó a cambiar para siempre la forma en la que hacemos negocio y cómo interactuamos con el público objetivo propone un cambio más profundo, hablamos del ADN tecnológico de las empresas.

En nuestra misión como transformadora digital, queremos aclarar los preceptos que llevan a la verdadera transformación digital.

Es común hacer referencia a términos como la disrupción y la innovación, que si bien es cierto son necesarios para dar el salto hacia la transformación, no resuelven del todo el problema de la adaptación a lo digital. Afirmaciones que hacen referencia a la actitud, el empoderamiento, aprendizaje continuo, colaboración de los equipos etc, también han contribuido con la confusión de “buenas intenciones” que definitivamente si ayuda pero no ocasionan ningún cambio hacia lo digital de manera automática.

Una cultura más abierta, colaborativa y flexible va a traerte muchas cosas, pero no va a ocasionar automáticamente ningún cambio hacia lo digital. 
- Sergio Nouvel

¿Qué lleva a la verdadera transformación digital?

Estrategia: La primera de ellas es la estrategia, lo que implica tomar un postura clara, definida y sustentada dentro del ecosistema digital.

Para implementar una estrategia de transformación digital dentro de una organización, es necesario el esfuerzo tecnológico, la implementación de infraestructuras integradas con datos de calidad y actualizados bajo la visión común que apunte a objetivos claros.

Liderazgo tecnológico: Se trata de la toma decisiones pensando más en los avances o posibles avances de la tecnología más que en lo comercial. Generando así una cultura más abierta y preparada para cambios difíciles y dolorosos tras enfrentarse a la resistencia interna, pero con la firmeza de saber hacia dónde ir.

El riesgo:Este pasa a ser el elemento clave y diferenciador entre las empresas con amplia cultura digital, de hecho es posible evidenciar en comunidades tecnológicas como Silicon Valley, que el miedo al fracaso quedó atrás como parte de la evolución digital, y es que en estos círculos entre más errores se hayan cometido más cerca están del éxito y bajo esta perspectiva la aceptación de la caída es la misma propulsión del riesgo y las ganas de alcanzar el objetivo.

Ahora bien, no podemos no hablar de disrupción siendo la palabra favorita de gerentes y tendencias hoy día, casos como Netflix, Airbnb y Uber son los referentes de este término, así como del éxito de la transformación digital e innovación tecnológica, pero ¿sabías que en sus comienzos estas empresas no fueron disruptivas? Esto se debe a que este juicio sólo puede emitirse a posteriori, es decir una vez que haya causado impacto, por lo que asegurar que una empresa en desarrollo es disruptiva o innovadora, es un adjetivo errado.

Aunque no sean suficientes las “buenas intenciones” para alcanzar la transformación digital, contar con una cultura más abierta, un mejor flujo de ideas, las personas adecuadas en el equipo y la reestructuración enfocada a eliminar la burocracia y optimizar los procesos son imprescindibles para transformarse.

Si necesitas ayuda para dar el salto hacia la transformación digital

Fill out my online form.

otros posts que te podrían interesar